viernes, 2 de agosto de 2013

Te gesté en mi vientre mariposa infinita. Nueve meses, tu espera y entonces abracé tu cuerpo frágil cual silfide y te arrullé en mi pecho.
 Te amé desde que supé que vendrías a cambiar mi vida, te anhele desde la eternidad, romanticismo, hadas, un bosque donde pedí que llegaras a mi, así infinita, Farfalla, piú bella  ragazza, Farfalla vola.
Mi mariposa, la que amo, la que siempre espere sentada en el bosque  de Bayreuth.

No hay comentarios: